BLOG DE MARIA CINTA MONTAGUT

martes, 22 de mayo de 2018


Es posible que un día
tengamos que olvidar lo que aprendimos
y el celuloide rancio nos devuelva
unos rostros sin nombre
un paisaje con cisnes
un lago alpino
y una cascada al fondo.
La caja de madera era de mantecados
de alguna navidad
de esas
con canelones y parchís,
un mantel con bordados azules
única pertenencia salvada de la guerra.
La caja de madera
en el último estante del armario
guarda para siempre la memoria
de ese viaje incierto
al que llamamos vida.

domingo, 6 de mayo de 2018


En la fragilidad del alba
se dibuja la vida
y los caminos transitados
en el cristal de la ventana.
Los reflejos despiertan
la soledad de los espejos.
El sol mordisquea las horas
en la quietud de la mañana.
Extrañas son las sombras
del polvo en las paredes.
Todo parece inmóvil
y en cambio todo fluye
hacia un final sin tiempo.

domingo, 4 de febrero de 2018


Se desplazan las nubes
a través de la luz
hacen vivir la sombra en la montaña,
dibujan  mapas de ocultos territorios
sin ríos, sin fronteras,
que el mar refleja y desdibuja.
El rojo de la tarde se convierte en un barco
y el vuelo de los pájaros anuncia
la plenitud del agua como velo.
La tarde gris ya sólo puede
descubrir al viajero su soledad
en el leve rumor de su cadencia.

jueves, 18 de enero de 2018


Al paso de los años
he aprendido a vivir sin dogmas,
a ignorar la posesión de la verdad,
la fe del converso,
las grandes palabras
que hacen pequeño el mundo,
la obediencia ciega,
la justicia de las injusticias.
Al paso de los años
viajar es lo que importa
y estar de pie
frente a lo incierto de mañana.